fbpx
Tipos de nichos funerarios que existen

Tipos de nichos funerarios que existen

Llegado el momento de un enterramiento después del fallecimiento de una persona, existen multitud de opciones para plantear su sepultura. Es por ello por lo que exponemos los distintos tipos de nichos funerarios para conocer sus diferencias.

 

Nicho

Los nichos son espacios donde se albergarán los restos de la persona fallecida. Por lo general, los nichos como tal se conciben para féretros o ataúdes. Se encuentran ubicados en amplios muros, a diferencia de las tumbas que se encuentran en el suelo o terreno del cementerio.

Estos nichos para ataúd, se encuentran totalmente sellados y estancos, y el remate final que es lo que nosotros apreciamos, se trata de una placa de piedra o mármol en la que se coloca la inscripción y cuenta con una pequeña zona para colocar flores.

Dentro de los nichos tradicionales, podemos encontrarlos dobles, de tal manera que puede dar cabida a dos ataúdes, para enterramientos por ejemplo de matrimonios, personas de la misma familia, etc.

Columbario: el nicho para las cenizas

Otro modo de dar sepultura a una persona fallecida, es depositar sus restos en un columbario. Este en un tipo de nicho similar al nicho para féretros, también se encuentra situado en muros, pero puede variar su tamaño, ya que las urnas para cenizas no necesitan el mismo espacio que los ataúdes.

En España, la legislación permite además de conservar las cenizas en el cementerio, poder tenerlas en casa o en el lugar deseado.

Tumbas: los nichos clásicos de los cementerios

tipos de nichos funerarios

Esta es la imagen que todos tenemos por lo general de los cementerios, las sepulturas que se realizan en el propio terreno. En este, caso los ataúdes o los restos en cenizas, quedan bajo tierra después de hacer la ceremonia de entierro.

Todas ellas quedan distinguidas con lápidas de piedra o mármol, que pueden estar dispuestas en el propio suelo o bien en vertical. Incluso algunas de ellas se encuentran enmarcadas con elementos como cruces o pequeñas estatuas.

Panteón: los nichos para albergar varias personas

Te sonará que la palabra panteón, suele ir acompañada del término familiar, aunque también en estos espacios, pueden estar enterradas figuras importantes como presidentes de un país o que mantengan algún tipo de vínculo. Este tipo de nicho da cabida a los restos de varias de personas. Se trata de espacios más amplios que pueden estar en el propio cementerio o bien en espacios anexos como edificio independiente.

En la antigüedad, los panteones se dedicaban al culto de varios dioses y era el espacio en el que se les rendía homenaje. Con en paso de los años, su uso ha variado de monumento conmemorativo a funerario. Puede verse el ejemplo del Panteón de Agripa en Roma, en el que encontramos a siete dioses romanos.

Mausoleo: un lugar de homenaje exclusivo

A diferencia del panteón, el mausoleo es una edificación que se ubica en el lugar exacto en el que fue sepultada la persona, y está dedicado en exclusiva a ella. Este tipo de nichos funerarios, representa a personajes importantes de la historia o la cultura, como por ejemplo reyes.

Cenotafio: el nicho funerario simbólico

Este tipo de edificación es la más peculiar, ya que se trata de una tumba vacía como su significado literal en griego indica. Es simplemente un monumento que rinde homenaje a un personaje determinado. Es por ello por lo que decimos que es totalmente simbólico.

La tradición de este tipo de monumento funerario, surgió a raíz de conmemoraciones para personas en concreto de las que no se hallaba su cuerpo, como por ejemplo de soldados caídos de guerras o naufragios. Ya desde Egipto se comenzó esta tradición en sus pirámides.