fbpx
Tanatofobia ¿Cómo superar el miedo a la muerte?

Tanatofobia ¿Cómo superar el miedo a la muerte?

La tanatofobia es estimada como el miedo a la muerte. Este es un miedo que es distinto al que por “naturaleza” se experimenta a la muerte. Este otro miedo natural de hecho, es en cierta medida positivo, porque le permite a la persona tenerle respeto a los funerales, como también el tomarse en serio lo que es la vida y no exponerse a situaciones de riesgo.

Lo que realmente representa la tanatofobia, es un temor fuerte a lo que supone morir y todo lo relacionado con los funerales. Se trata de una enfermedad que tiene unos complejos psicológicos muy profundos, donde la persona misma siente un miedo tremendo a su propia muerte, como también a la de los familiares.

Se trata de un miedo tan horroroso que la persona que la padece se vería se vería profundamente afectada en el caso de llegar a ver o tocar un cadáver, cuestión que en otras personas podría resulta algo bastante lógico de asimilar. De hecho, el problema es notable cuando una persona se acompleja pensando en dicha posibilidad.

Los motivos por los que una persona padece de tanatofobia

Son muchos los factores que influyen en que alguien padezca de esta condición. Buena parte de las personas que padecen de este complejo, han comenzando a temerle a la muerte a causa de una constante reflexión de la misma.

Se trata entonces de una obsesión, fundamentada en los sentimientos que se desprenden del fenómeno que es la muerte. La persona que le tiene miedo a la muerteempieza relacionar a ésta con la soledad, el frio, el silencio y la sensación universal de que una vez una persona fallece, la Vida se cierra absolutamente. Es decir, es una lucha entre lo material e inmaterial, entre la nada y el todo.

Otros aspectos que influyen en este miedo es todo el imaginario que se siembra en la persona por parte de creencias religiosas o familiares. También puede ocurrir que la persona haya visto la reacción de un familiar ante la noticia del fallecimiento de un ser querido, o bien, que haya contemplado en primera persona (o a través de un video) el suceso macabro donde una persona muere.

Todo esto hace parte del modo en que la mente es impactada, generando una sensación de malestar y asco; repugnancia que conlleva a la persona a estar pensando con frecuencia en cadáveres, ya sea en una morgue, un ataúd o en descomposición. El imaginario se complementa con imágenes de cementerios tenebrosos y el sentimiento claustrofóbico de sentirse sepultado bajo tierra.

Resolviendo el miedo a la muerte

Cuando una persona realmente posee este tipo de enfermedad psicológica, los síntomas notables se encuentran en un estado de total nerviosismo e inquietud, lo que se manifiesta concretamente en la ansiedad. También puede experimentar mareos, nauseas y taquicardia. Prácticamente la enfermedad se convierte en un estado bastante pesado que le impide a la persona llevar una vida normal.

La solución a este problema se encuentra en primer lugar en el uso de medicamentos que le ayuden a calmarse, despejar su mente y aclarar sus ideas. El proceso de organizar las ideas puede complementarse con asistencia psicológica, a través de un profesional que le permita analizar de fondo el miedo que le invade.

Algunas personas pueden liberarse de este medio a través de terapias de hipnosis, o bien, con ayuda de la denominada Programación Neurolingüística. Otros acceden a ser parte de grupos de apoyo, donde pueden hablar con mayor libertad del problema, logrando así sincronizarse con otras personas que padecen el mismo mal, cuestión que de entrada los hace sentir menos solos con su complejo.

Se trata de un problema cuya solución se encuentra principalmente en lo cognitivo-conductual, por lo que la persona puede llegar afrontarlo por sí solo escribiendo sobre el tema o racionalizando su miedo para que su mente salga del estancamiento en que suele hallarse.

Abrir chat
Ir al contenido