fbpx
¿Qué es un columbario? Aquí tienes las claves para saberlo

¿Qué es un columbario? Aquí tienes las claves para saberlo

En la actualidad, los columbarios cada vez están siendo más utilizados, debido a que cuentan con un gran espacio para guardar las cenizas de nuestros seres queridos, a la vez que son mucho más higiénicos y se pueden colocar en prácticamente cualquier lado. Hoy en día hay muchos columbarios famosos, como los que tienen algunos equipos de fútbol, hermandades, iglesias, conventos… Si bien es cierto que estamos cada vez más acostumbrados a escuchar esta palabra… ¿sabes realmente qué es un columbario? En este articulo te contamos todo lo que debes saber.

Qué es un columbario

Cuando hablamos de columbario estamos haciendo referencia a un tipo de nicho que tiene la particularidad de estar dividido en diversos compartimentos más pequeños. Estos espacios sirven para poder colocar las urnas de las cenizas de las personas que han fallecido y posteriormente han sido incineradas.

La gran particularidad que puedes encontrar en los columbarios es que en ellos solo se pueden añadir las urnas cinerarias y, por este motivo, en muchos lugares se les conoce como nichos para cenizas.

Actualmente, en España, prácticamente en todas las ciudades puedes encontrar columbarios que varían en precio, diseño y tamaño. Lo normal es que la terminación de los mismos sea simple, empleándose para ello materiales como el granito o el mármol, aunque también hay otros más majestuosos que tienen un mayor número de detalles y decoración y se les han añadido metales preciosos y bronce.

¿Por qué se llama columbario?

El nombre columbario proviene de la palabra latina columbarium que si lo traducimos al castellano, significa palomar, ya que en latín paloma era columba. Como puedes imaginar, por el parecido de los primeros columbarios que se hicieron, que tenían una forma cuadrangular con un interior semicircular, semejante a los palomares, tomó este nombre.

Origen de los columbarios

Tal y como acabamos de comentarte, los primeros columbarios contaban con una forma cuadrangular y su interior era semicircular. En cuanto a la altura, lo habitual era encontrarse columbarios donde cupieran entre siete y ocho nichos verticales. Antaño, era normal que los columbarios se recubrieran con mármol, donde se ponían los nombres de los fallecidos y la fecha del deceso.

Destacamos que en las primeras cinco hileras del columbario se establecía un ancho especial para poder llegar hasta los nichos más altos con mayor facilidad. Lo habitual es que, en cada uno de los nichos, se introdujeran una o dos urnas cinerarias.

Dentro de las antiguas civilizaciones, te resultará interesante saber que Roma fue una de las que más utilizó los columbarios. De hecho, muchos de ellos hoy en día todavía se conservan y forman parte de la historia arqueológica de la urbe, como es el caso de la Puerta Latina o la Puerta Capena.

Diferencias con los nichos y las tumbas

Si bien es cierto que las tumbas, los nichos y los columbarios se crearon con un mismo fin, no debes confundirlos entre ellos, puesto que presentan varias diferencias. ¿Qué hay que saber de cada uno? Te lo contamos con más detalle.

Diferencia entre tumba y columbario

Es evidente que tanto la tumba como el columbario son espacios creados con la finalidad de enterrar a nuestros seres más queridos. A pesar de tener este fin común, la principal diferencia que encuentras entre ellos es que el columbario solo permite almacenar las cenizas. Sin embargo, la tumba se presenta como la forma más tradicional de enterramiento, puesto que es un espacio que se excava directamente en la tierra y lo habitual es que puede almacenar más de un cadáver.

Nicho y columbario: ¿cuáles son las diferencias?

Al igual que ocurre con las tumbas, los columbarios también presentan diferencias con respecto a los nichos. Para empezar, los nichos sí permiten enterrar cuerpos, restos o féretros, mientras que los columbarios son solo para cenizas. De igual modo, ten en cuenta que los nichos no están excavados en la tierra, sino que se encuentran dentro de un muro o estructura que generalmente se fabrica en cemento. Lo normal es que un nicho solo pueda acoger a un féretro.

En cualquier caso, tanto el nicho como el columbario y la tumba también se diferencian bastante en el precio y el periodo de ocupación. Todo ello depende de las ordenanzas municipales y, por eso, varía según el lugar en el que se encuentren.

Opciones para depositar las cenizas

Además de la tumba, el nicho y el columbario, en la actualidad puedes encontrar otras opciones que permiten depositar las cenizas. En este sentido, una de las más utilizadas es el jardín del recuerdo. Se trata de una especie de nicho que permite la posibilidad de esparcir las cenizas del fallecido en un espacio abierto, al aire libre y que cuenta con una gran vegetación.

En definitiva, el columbario es una buena opción de enterramiento debido a que se puede ubicar en cualquier lado y son muy higiénicos, aunque no puedes olvidarte de los tradicionales, como la tumba y el nicho, además de poder apostar por otros más novedosos, como los jardines del recuerdo.