fbpx
Cementerio judío de Praga

Cementerio judío de Praga

El Cementerio judío de Praga es una prueba de que, muy a pesar de lo melancólico que pueden llegar a ser los cementerios, el respeto que se les tiene se va acumulando con el paso de los años. Un respeto que termina por transformar la tristeza en admiración. A eso se le agrega, el hecho de que todo cementerio tiende a presentarse como un jardín en donde se respira mucha tranquilidad.

El antiguo Cementerio judío de Praga tiene una historia que se remonta al siglo XV, tal como lo afirman ciertos registros históricos. Por ejemplo se sabe que la tumba más antigua corresponde a Avigdor Kara, cuya fecha data del año de 1439. Desde entonces continuó usando para ese mismo fin hasta el siglo XV.

Antes de este cementerio, existía otro que era denominado como El Jardín Judío, que se encontraba en el Barrio Nuevo de Praga y el cuál fue identificado de manera reciente después de realizadas algunas excavaciones arqueológicas.

En obediencia del Halajá

Se estima que el número de personas que se encuentra en el Cementerio judíoes incalculable. ¿Por qué es posible que no se pueda identificar dicho número? Porque se trata de un cementerio que sirvió para varias capas de tumbas. Debajo de las primeras tumbas de la superficie, existe otro conjunto de tumbas y debajo de éstas existen otras más.

Aquella era una práctica que acontecía mucho en la Edad Media en las familias judías. Lo que ocurre es que el Halajá, es decir, de acuerdo a las reglas judías: no es posible destruir tumbas judías ni transportar una tumba a otro destino. Cuando el espacio del cementerio fue agotado, la solución fue agregar capas de tierra para sepultar a nuevos difuntos.

De acuerdo a algunos estudios, existen más de 12 capas de tierra. Hoy en día, este Cementerio judíotiene un enorme poder magnético para atraer turistas de todas partes del mundo. Es una de los escenarios más interesantes de la ciudad.

El Cementerio judío de Praga y sus personajes célebres

Hasta ahora solo se puede especular que existen alrededor de 12.000 tumbas visibles. Este dato conlleva a sí mismo al cálculo de que bajo el Cementerio judío existen cerca de 100.000 judíos sepultados. Dentro de las “celebridades”, por así decirlo, que se encuentra en este cementerio se encuentran Mordecai Maisel, David Gans, Rabbi Judah Loew y David Oppenheim.

Rabbi Judah Loew es precisamente un personaje muy celebra en la tradición semita, porque se dice que fue padre y creador de un Golem. Es decir, una criatura fabricada a base de materia inanimada que tomó vida para defender al gueto judío, evitando así los golpes antisemitas de ciertas comunidades.

David Oppenheime por su parte fue otro de los rabies importantes de la ciudad. Mientras que David Gans, que a su vez fue Rabbi, se destacó por ser historiador, matemático, cronista y astrónomo.

El dato de mayor curiosidad del cementerio

De acuerdo a ciertas teorías conspirativas, en este cementerio se realizó la reunión de los “Ancianos de Sion”, quienes se hicieron cargo de planear la dominación del planeta. Sin embargo, este dato que fue publicado en el panfleto antisemita “Los protocolos de los sabios de Sion”, obra que es considerada un plagio de dos novelas de literatura.

Hay muchas especulaciones alrededor de este tema, tanto así que la idea aún permanece viva en grupos de ultraderecha y supremacistas blancos, como también en grupos islámicos. Cuestión que vino a avivarse tras la publicación de la novela “El cementerio de Praga” del escritor Umberto Eco, la cual fue publicada en el año de 2010.

Lo cierto es que verdad o ficción, la calma eterna que inspira este cementerio cuya visita e ingreso implica un pago, mantiene una soledad hermosa, con lapidas realmente antiguas en las que brota el musgo. Un sitio fascinante a visitar, mientras se le de respeto a su historia y a sus tumbas.

 

Funeraria Abrisa

Abrir chat
Ir al contenido