fbpx
¿Cómo superar la pérdida de tu pareja?

¿Cómo superar la pérdida de tu pareja?

Cuando una persona fallece, su ausencia gesta una herida en sus familiares y allegados. Aunque probablemente este acontecimiento a quien más impacta es a su propia pareja. La pareja es ese alguien con quien la persona convivió de manera permanente y con una profundidad sentimental más cercana.  El artículo en cuestión trata de cómo superar la pérdida de tu pareja de la forma más llevadera posible, siendo conscientes en todo momento de la situación tan doloroso que supone. 

En los casos de parejas de novios que pueden tener una relación corta de seis meses, el tener que despedir a dicho ser querido supone una pérdida bastante fuerte. Se trata de un hecho que afecta considerablemente a las emociones, hasta el punto de plagar a futuro la vida sentimental de quien asume el despido. 

Pero como todo en la vida, todo tiene solución. El proceso de asimilar la pérdida de tu pareja puede llevar a buen puerto y la ausencia de dicho ser querido, aunque no podrá ser reemplazada por nadie más, podrá convertirse en una liberación para sus sentimientos, de modo pueda continuar con su vida cotidiana.  

Acepta el proceso de duelo

Cuando se habla de duelo, se hace referencia a un periodo de tiempo en el que la persona decide y tiene que afrontar el dolor emocional que ha provocado la muerte de un ser querido. En el caso de una pareja, el duelo se intensifica porque la partida de ese alguien, interrumpe todo el proceso sentimental que se estaba viviendo. 

Lo importante es reconocer y vivir ese periodo de duelo. En muchas ocasiones el error típico de una persona recae en que no desea afrontar el sufrimiento emocional que supone la pérdida de tu pareja. De manera que se empieza a vivir una lucha interna.  

Querer evadir el sufrimiento tiene un efecto contrario al esperado y llega a aumentarse, mientras en la memoria de la persona el acontecimiento de esa persona que fallece se repite una y otra vez. La cuestión en este punto radica en entender que la tristeza y la melancolía harán parte de la vida de la persona durante un tiempo determinado. 

A medida que se aceptan dichos sentimientos, la mente de la persona entiende que en cualquier momento la intensidad de estos mismos se agotará; por lo que es normal que la persona empiece a presentir que sí existe un momento determinado en que se pasará página.   

Llena los momentos de soledad por la pérdida de tu pareja 

Cuando un ser querido fallece, la vida cotidiana que llevaba con su pareja es cortada de manera brusca. Todas las actividades que comúnmente vivían con su pareja no volverán a repetirse. De manera que la persona no solo sufre la ausencia, sino también por cada uno de esos eventos donde la vida sentimental se estimulaba con una salida al cine o a comer, entre otros. 

Queda entonces un espacio en la vida del afectado de la pérdida que necesariamente tendrá que completar. De manera progresiva resultará prudente aprender a ocupar esos espacios vacíos que ha dejado la pareja. La persona debe recordar que siempre va a tener el apoyo de su familia, que puede compartir más tiempo con ellos y dejarse envolver por el clásico lema de “la vida sigue”.  

A medida que se ocupa dicho tiempo, se entiende que el universo que antes representaba la pareja, no define el universo de la persona que ha sido lastimada por el despido. Es entonces cuando esta misma percibe que así como su ser querido tiene derecho a descansar en paz, también tiene la misma libertad para continuar con su vida.  

Pide asistencia psicológica

Ahora bien, a veces la situación de despedir a una pareja y asumir un duelo resulta muy crítica. Esto ocurre por lo general cuando se trata de relaciones muy estables, donde una pareja lleva años o incluso décadas conviviendo. Se trata de las parejas que crecieron juntos y vivieron todo tipo de experiencias.  

En dichos casos se puede recurrir a la familia, a los hijos, a todo el legado que se construyó entre ellos y que sirve de salvavidas para afrontar la profundidad de la melancolía y la tristeza. Sin embargo, la otra opción es la de contar con el apoyo de un psicólogo profesional.  

La gran virtud y beneficio que proporciona un psicólogo es que simplemente escuchará y ayudará a que la persona organice sus ideas y sentimientos, a medida que va expresando todo lo que siente. Se trata de una persona que será sensible a sus sentimientos y le ayudará a despejar sus emociones.