fbpx
Diferencias entre cementerio público y privado

Diferencias entre cementerio público y privado

Escoger entre un cementerio público y un cementerio privado no deja de ser una opción personal. Quizá sea necesario aclarar cuáles son las características de cada uno de ellos para elegir de forma adecuada.

¿Cuáles son las diferencias entre un cementerio público o privado?

Un cementerio es el lugar donde se depositan los restos mortales de una persona. Por lo general, es un recinto vallado que tiene un horario determinado de apertura.

Recibe el nombre de cementerio público el gestionado por el Ayuntamiento de la ciudad en la que se encuentra.

En cambio, un cementerio privado es aquel gestionado por una empresa funeraria. En este caso, suele ser habitual que se añadan servicios complementarios. Su diseño arquitectónico es distinto e incluyen espacios diversos.

Estos últimos pueden dividirse en áreas distintas dependiendo de las creencias de la persona fallecida. Los precios de mantenimiento de la sepultura son mayores que en el primer caso. Además, se ha convertido en una elección de lo más demandada gracias a la variedad de opciones disponibles.

En ocasiones, el horario de los cementerios públicos es mucho más amplio que el de los privados. No obstante, la atención al usuario es más completa en los cementerios privados. De la elección final dependerán los factores antedichos y las características del entorno de la sepultura de tu ser querido.

¿Cuáles son los principales tipos de cementerios privados?

La proliferación de servicios funerarios ha provocado que se creen distintos tipos de cementerios. Entre los más destacados podemos mencionar los siguientes:

– Cementerios cristianos o sacramentales. Generalmente, suelen estar gestionados por Archicofradías o Hermandades de tipo religioso.

– Cementerios acuáticos. Menos conocidos, son instalaciones submarinas para depositar las urnas funerarias.

Cementerios de animalesDesde hace unos años, se han convertido en una tendencia cada vez más popular entre las personas que quieren dar una sepultura digna a sus mascotas.

Tipos de sepulturas

¿Cuántos tipos de sepulturas existen?

Se entiende por tumba la fosa que se realiza en el terreno para proceder al enterramiento.

En cambio, un nicho está siempre en altura y es una cavidad en un bloque de material de construcción.

Un panteón es un monumento funerario en el que descansan los restos de varias personas de la misma familia.

Un mausoleo es una construcción independiente en cuyo interior descansan los restos mortales de una o dos personas.

Por último, recibe el nombre de columbario el grupo de nichos en los que se depositan las urnas con las cenizas de una persona.

¿Qué significa tener un nicho, o una tumba, en propiedad?

Según la normativa, aquellas sepulturas que son compradas por la familia de la persona fallecida o por ella misma en vida. Lógicamente, la propiedad tiene que tener un límite temporal para evitar la creación de cementerios interminables.

Así, las tumbas, mausoleos y panteones se conceden, en el caso de un cementerio público, por 99 años. Los nichos, solo por 10. En ambos casos, se avisa a la familia sobre la finalización de la propiedad por si quisiera renovarse.

Sobre este aspecto, es importante saber que cada Ayuntamiento tiene una normativa distinta por lo que es conveniente informase correctamente antes de escoger una opción u otra.

¿Qué significa tener una sepultura a perpetuidad?

A grandes rasgos, que el difunto o su familia compra el espacio en el que se ubica la sepultura para siempre. Los precios varían dependiendo del tipo de cementerio y de la ciudad. Lo habitual es que se llegue a un acuerdo con el Ayuntamiento en lo que respecta a su abono.

¿Cómo se puede hacer más llevadero el pago de estos gastos?

El entierro o la incineración pueden alcanzar un precio que ronda los 6000 euros. Contratar un seguro de decesos es la opción más adecuada. A mayor pago de la cuota, mayores posibilidades de escoger entre las alternativas ya mencionadas.

En lo que respecta al pago de la tumba o del nicho, dependerá de cada municipio. Lo habitual es poder escoger la periodicidad del pago siendo la más extendida la de un recibo al semestre.

El resto de detalles (esculturas, lápida y similares) se deben o bien especificar en la póliza de seguros, o bien encargar por separado. Además, el mantenimiento de la sepultura no deja de ser un gasto a tener muy en cuenta.

El trabajo de los sepultureros es esencial para el correcto mantenimiento de un cementerio. El resto de servicios dependerá del tipo de cementerio que escojas para tu familiar o para ti mismo.

Recuerda que en Internet puedes encontrar amplia información en lo referente a este tema. Si quieres que tu tumba tenga un diseño específico, no dudes en comenzar a escoger lo que prefieras.

En definitiva, esperamos haberte aclarado las principales diferencias entre un cementerio público y uno privado. Igualmente, el resto de la información también puede ser de tu interés para preparar los detalles de tu descanso eterno.

 

 

WhatsApp chat